2.4.11

Mundo Cabezabajo (berkeleyadas)

El tiempo es fruto de la incapacidad que tenemos las entidades físicas para contemplar el mundo de un solo vistazo.


La velocidad de la luz es el máximo de velocidad que alcanzan nuestros cerebros en sus procesos mentales.

No hay espacio, sólo hay procesos mentales, como un ordenador que va cargando datos, cuando nos movemos, la información va procesándose en nuestra memoria.

3 comments:

eρHedro said...

Totally berkeleyan, sí.

Argax said...

Preciosa visión del ser humano. Claro que la mía sin ser tan clara, tampoco es que sea muy elogiosa para la especie a la que pertenecemos.
El tiempo es fruto de un árbol perfecto.
Hay mentes que tienen velocidad luz de caracol.
Y en mi casa nueva, en esa que voy a utilizar para dejarme ir totalmente y convertirme en un despojo, en esa si que no hay espacio, no hay procesos y de memoria ya ni te hablo.
Quiero, con todas mis fuerzas la sencillez, que pare el runrun del tiempo jodiendo la velocidad de mi cerebro como un piso patera, quizás entonces recupere de la memoria todo lo que quiero hacer.

No, yo tampoco sé lo que estoy diciendo, improviso y en realidad sólo pasaba para decir que se me había ido esta entrada y que me gusta que escribas.

Bersos

Argax said...

Fe de erratas (o dónde dije digo...):

El tiempo es hijo de un árbol imperfecto.

There was an error in this gadget

Sobre mí

My photo
Siempre he estado interesado en la comunicación y en las relaciones sociales, así que en 2001 comencé estudios universitarios de Psicología en Jaén y Nancy (Francia). En 2007 decidí emprender una nueva trayectoria profesional en el mundo de la comunicación y ventas. Simultaneé mi primer empleo como Agente Comercial con estudios de Comercio y Marketing. Desde entonces he dedicado mi tiempo profesional a desarrollar mis cualidades en este sector, especializándome en TIC, y en Marketing 2.0. Hoy por hoy, establecido en la hermosa Córdoba, he encontrado en el intercambio comercial mi verdadera vocación.

Seguidores