18.2.07

El Cuentadante

Dite dicta a sus dientes adoctrinados para que mastiquen a tus hijos y a sus hijos, y a los hijos des estos, hasta volver al dinosaurio. Repugnante castigo has inventado.
Yo miro tu planeta desde un Olimpo de dioses astronautas y, desde sus monitores observo, con el rostro inflado de tanto arder la sangre y tanto baile por la falta de gravedad relativa, que hay que cambiar los mapas a cada segundo que pasa.
Y sin embargo, los dioses deben estar cansados de extinguir dinosaurios, porque son más inmortales que ellos mismos, y ahora su forma de caza incluye arrojar el envoltorio de plástico a la papelera cuando han terminado. Son educados estos dinosaurios: han enseñado al conejo, a la vaca y al cordero a rezar una oración, ya vista en televisión, sumergiendo la cabeza en un bautizo de aceite hirviendo. Es divertido ver al conejo de Duracell agotando sus energías en una sopa deliciosa, mientras los dinosaurios babean. Es el condicionamiento de Pavlov, todos los nombres que acaban en “el” producen en nosotros un intenso deseo de devorarlos, con la consiguiente salivación. Un sabio dijo que era mixomatosis.
En otro tiempo fabuloso, que nunca ocurrió (lo he visto en mis monitores), los dinosaurios eran dragones, y a los dragones, amigos míos, se los mataba con la espada, y sus verdugos eran santos. Lamentablemente, desde que se introdujo la moda de beber la sangre del dragón, y comer su carne, especialmente el cerebro, el Ángel acaba convirtiéndose en el monstruo que más teme, ya se sabe que de lo que se come se cría.
Así que las estadísticas no mienten, se calcula que, de aquí a 50 años, el 90 por ciento de los dinosaurios se habrán devorado entre ellos y terminarán siendo una enorme hidra de una miríada de cabezas. A lo mejor será el día en que los corderos se degollen y tengan manitas para abrir los sellos de ciertos libros. Disculpad mi optimismo.

No comments:

There was an error in this gadget

Sobre mí

My photo
Siempre he estado interesado en la comunicación y en las relaciones sociales, así que en 2001 comencé estudios universitarios de Psicología en Jaén y Nancy (Francia). En 2007 decidí emprender una nueva trayectoria profesional en el mundo de la comunicación y ventas. Simultaneé mi primer empleo como Agente Comercial con estudios de Comercio y Marketing. Desde entonces he dedicado mi tiempo profesional a desarrollar mis cualidades en este sector, especializándome en TIC, y en Marketing 2.0. Hoy por hoy, establecido en la hermosa Córdoba, he encontrado en el intercambio comercial mi verdadera vocación.

Seguidores