6.5.07


Afortunadamente, aún existen cosas que pueden hacerme soñar. Aún cosas con las que puedo elevarme del suelo sin necesidad de hacerme daño, sin necesidad de sacrificar nada. Afortunadamente, no todo es redención, no todo es daño, hay cosas que no me exigen mutar, transformarme, cambiar. Cosas sencillas.

Pero todas las cosas tienen un precio, todas exigen de nosotros algo. Disfrutando de una canción, Diecinueve, de Maga, puedo disfrutar como ya os he dicho, de manera sencilla, no hace falta más que tener el bendito don de poder escuchar. El sacrificio lo han hecho otros por mí, una canción no surge de la nada, sino de un esfuerzo mayor o menor, y todo proceso de creación suele ser largo y complicado. Más aún en un autor como el que se haya detrás de este grupo, todo un poeta, un “trapecista del aliento”. Su música, aunque a veces es terriblemente simple, y su letra que es todo un homenaje al inconsciente, debe ser seguramente, una fuente terrible de sufrimiento y sacrificio. Al menos yo lo creo así. No sé, me gustaría tanto conocerles para preguntarles:

Si me dan la espalda
no sabrán
cuánto Sol le he vendido al mar
por tempestad

Estos versos, de Piedraluna, reprochados con tanto dolor… yo he sentido algo parecido, no sé. Quizás sólo proyecto mis propias inquietudes en su obra

¿cómo pueden hablar de lo que no saben?

A veces uno siente un dolor muy grande en el pecho y no sabe su origen, y le da una forma fatua, fantasmagórica, proteica. Esos son los versos de Maga, al menos para mí. Hay como una sabiduría esotérica y oculta. Una sabiduría ancestral, como si viniera del tronco cerebral y no de la corteza, más aún, como si proviniera de lo más profundamente inscrito en el ADN. Son verdades inmutables que el cerebro lógico no puede dar cabida, pero salen, disfrazadas de letras, de melodías, de efectos, de ritmos…

Y no sé, para muchos Maga peca de ser excesivamente surrealista, y sí, su obra quizás podría encuadrarse ahí. Nuevamente quisiera preguntarles, ¿hasta que punto es simbólica y no surrealista? Pero sea de una lado o de otro poco importa. Porque el trabajo duro ya está hecho, a mí sólo me corresponde, tragarlo, asimilarlo, y dejar que sea mi tronco el que trague los nutrientes de este arte, y luego los dibuje en la corteza, en sus arrugas y circunvoluciones.

He tocado las estrellas
dijistes susurrando
y tenías cicatrices
que podían demostrarlo

Miríada!!

No comments:

There was an error in this gadget

Sobre mí

My photo
Siempre he estado interesado en la comunicación y en las relaciones sociales, así que en 2001 comencé estudios universitarios de Psicología en Jaén y Nancy (Francia). En 2007 decidí emprender una nueva trayectoria profesional en el mundo de la comunicación y ventas. Simultaneé mi primer empleo como Agente Comercial con estudios de Comercio y Marketing. Desde entonces he dedicado mi tiempo profesional a desarrollar mis cualidades en este sector, especializándome en TIC, y en Marketing 2.0. Hoy por hoy, establecido en la hermosa Córdoba, he encontrado en el intercambio comercial mi verdadera vocación.

Seguidores