7.11.06

-Érase una vez un Reino donde había, en un bosque, dos animales enfrentados: uno era un lobo y el otro la araña. El lobo y la araña tenían una disputa que duraba de largo ya. Tan antigua era esta, que ni siquiera ellos podían acordarse de por qué comenzó.
Era el gran misterio en el reino. La mayoría de la gente apoyaba a Lobo, porque Lobo era noble y valiente, y su porte era regio. En cambio Araña era fea y contrahecha a ojos de la mayoría, además de ser ladina y astuta.
Cada mañana, Lobo salía de su cueva y se acercaba a la telaraña de Araña, y se pasaba la mañana ladrando y aullando, echándole en cara todas las astucias y tejemanejes de Araña

-¡Qué cruel!

-A menudo la disputa llegaba a más y Lobo llegaba a morder con furia la telaraña. Era muy frustrante para Araña, que cada noche debía trabajar con el frío y el viento en su telaraña pese a que podía ocurrir que Lobo volviera a romper su tela a la mañana siguiente, o en cualquier momento.

-¡Qué cerdo!

- Hasta que una mañana muy temprano, pasaba por allí un mono enclenque y de aspecto torpe que al pasar al lado de la Araña, vio aquella magnífica telaraña y le pareció de lo más adecuada para sus planes, así que se dispuso a robarla aprovechando que tanto Lobo como Araña aún dormían.

- Pobre araña

- Pero Araña era astuta y siempre dejaba uno de sus ocho ojos abiertos, así que cuando vio a Mono acercarse se levantó, y se acercó a él.
Cuando Araña vio a aquel Mono enclenque pegó un golpe y ¡pop!, se posó sobre el brazo del Mono:
"¡jajaja, Mono torpe! ¿qué pretendías hacer? Ahora no intentes zafarte de mí pues te morderé
y guardo tanto veneno dentro de mi que si una sola gota cayera dentro de ti morirías en menos de un minuto".

- ¡No puede ser, si la araña es la más buena!

-"Pe... perdona araña..." le contestó el Mono "yo solo quería...quería coger esta, por otro lado preciosa, red para poder usarla para pescar... pues estoy perdidamente enamorado de Delfín, y quizás así podría alcanzarla"

-¡Oh!

-"¡No me camelarás con un rollo sentimental!", le contestó la Araña dispuesta a morderle...

-¡Oh, no!

- En esto que la Araña se disponía a envenenar al Mono intruso cuando de repente se le ocurrió un plan:
"Esta bien... ¿Así que quieres una red... para alcanzar a tu amor?...tu historia me enternece...sí... así que he decidido darte clemencia y revelarte el secreto de mi telaraña..."

Al Mono se le iluminaron los ojos...

"sólo pido una cosa a cambio:
cada día y cada noche vivirás cerca de mí y me protegerás de mi malvado enemigo el Lobo.
Deberás odiarlo como yo lo odio, y te enfrentarás a él con uñas y dientes hasta que finalmente tú alcances mi venganza por mí".

- ¡Pero si el mono es un enclenque!

-Cierto, eso es lo que pensó el Mono al instante, pero... ¿acaso tenía otra elección...? Así que el Mono aceptó, por otro lado ilusionado con la idea de poder reencontrarse de nuevo con su amada Delfín, ayudado de la red que le ofrecía la Araña.

- Claro

- En realidad, Mono se sentía mal, porque siempre había admirado y respetado a Lobo, y ahora se veía obligado a odiarle y tramar un plan para consumar la venganza de Araña. Y como todo plan de venganza debía ser lento y retorcido...
Pero Mono no tenía la inteligencia ni la maldad para tramar algo así. Por lo pronto estaría demasiado ocupado aprendiendo a tejer, y vigilando día y noche para que Lobo no molestara a Araña. En seguida comprendió que no podía enfrentarse a Lobo por sí solo, así que se dirigió a su familia y les mostró el regalo que Araña la había hecho. Les conto apasionadamente y con todo lujo de detalles las maravillosas cualidades de la telaraña: cuan útil le seria para poder enfrentarse al frío invernal, para poder construir cuerdas, para salir a pescar, e incluso para encender el fuego. Pronto toda la tribu de Monos veía a la Araña como su benefactora, y vivían juntos alrededor de la tela de esta. La Araña se convirtió en su mentora y les daba el material del que estaba hecha la tela.

-Aha

-Así que toda la tribu empezó a construirse bonitas tiendas de campaña hechas con telaraña, grandes murallas hechas con tela especialmente pegajosa, armaduras tan duras como el kevlar... las cualidades de aquella tela parecían inagotables. Pronto aquella tribu de monos estaba preparada para defender a Araña de Lobo.
Y en cuanto a Lobo, que le había pillado todo por sorpresa, al principio actuó con recelo, pero cuando vio que los monos habían sido vendidos por las astucias de la Araña, su corazón se llenó de odio contra ellos, que habían osado a revelarse contra él. A menudo surgía de entre la tela de los monos y, lleno de ira ciega, se abalanzaba contra algún chiquillo de mono, o se dedicaba a destrozar las tiendas de los monos, siempre intentando alcanzar a la Araña sin éxito, haciendo que los Monos albergaran cada vez más rencor hacia Lobo.

-¡Oh!

- Pasaba el tiempo despacito en aquel Reino, Las Lunas y los Soles giraban perezosamente, y el tiempo y el olvido fue mermando en la tribu de monos... Aquel Mono Enclenque había muerto ya hacía muchos años, y el amor tan infinito que sintió una vez, empezaba a ser una cancioncilla casi olvidada en el hogar de alguna anciana desdentada... no se volvió a saber nada de Delfín.
Mientras, Lobo envejecía con nobleza de rey; pero se encontraba mortalmente enfermo, lo cual alegraba a Araña que recordaba aquellos días de sufrimiento pasados ahora devueltos contra Lobo.
Y mientras Lobo enfermaba, Araña estaba sana y rolliza, alimentada de los mosquitos que, atraídos por los desperdicios que los Monos arrojaban en las inmediaciones de sus muros, caían en sus fauces retorcidas y nudosas... La telaraña era ahora enorme y ocupaba casi todo el Bosque, y Lobo se veia obligado a pasar cada vez más tiempo en su cueva sin poder salir.

-¡Ains, qué malos son todos! ¿Y mientras que ocurría con los monos?

-Los monos también estaban contentos, porque, por un lado tenían comida y un lugar seguro, y Lobo cada vez les molestaba menos, pero, por otro sentían... conoces esa sensación, cuando te pica la planta de un pie pero no llegas a rascarte? El picor esta ahí, y tu te rascas y te rascas pero
no sientes alivio...

- ¡Sí, jeje, es muy irritante!

- Pues algo así le pasaba a aquellos monos. Es por eso que últimamente andaban recelosos, vagaban por la tribu, tratando de averiguar que era lo que les pasaba, siempre malhumorados, gritándose los unos a los otros, saltando de rama en rama de allá para acá...

-¡Qué raros son los monos!

- ¿Por qué?, imagínate que te pica eternamente la planta del pie, como estarías tú?

- Sí, pero... si no tienen nada por lo que preocuparse... no sé ellos sabrán, nunca fui mona, creo...

-¿Seguro?

- Jajaja...bueno, no en esta vida

- ¿No reconoces tu hogar?

-Jajaja, bueno, sigue...

- En realidad no hay mucho más que contar, lo que pasó después es incierto... se cree que el Mono llegó a Araña y le preguntó por qué se sentía tan infeliz, que ella debía estar incumpliendo el trato. Ellos se sentían defraudados... no podían creer que algún día hubieran cerrado aquel trato con la Araña si esta les hacía tan infelices… pero la Araña no sabía nada de aquel tema...

-¡Qué cabrona!

-Así que se dice que aquellos Monos se hundieron en una profunda depresión que acabó con ellos…

- ¡Joder, qué cuento!

- En cambio, hay quien dice que algunos monos afortunados, llegaron a escuchar aquella cancioncilla casi olvidada del Mono Enclenque, y comenzaron a buscar las pistas que le llevarían a conocer a este. Y empezaron a atar las piezas. Y empezaron a recordar el infinito amor que sentía este por Delfín. Y la historia despertó tal ternura en sus corazones que se contagiaron del amor por Delfín, sin poder saber si aún vivía o no, y sin poder recordar donde se encontraba, y se dieron cuenta del tiempo que habían desperdiciado con la Araña cuando podían haber estado con ella, y ahora ella podría estar perdida y sola, y podía estar necesitando su ayuda...

-Jo, qué depresión tengo...

- Estos monos se dieron cuenta entonces que era la separación de su amor Delfín lo que les provocaba tan amarga agonía, y el despertar tan hermoso amor en ellos les dio coraje paratomar cartas en el asunto. Sin embargo, no sabían bien que hacer: por un lado se preguntaban si el noble Lobo podría perdonarles y quizás algún día revelarles el secreto, si es que él lo sabia, del paradero de Delfín.

- ¡Si el lobo se va a morir!

- Ya. Y por otro lado podrían seguir con la Araña y quizás algún día tejer una telaraña tan grande como para poder encontrarla, allá donde este, y mientras tanto seguir sintiendo la increíble agonía de tener a la amada lejos, y tener que continuar esta guerra hasta el final.

- Claro, claro, ¡tienen que ir a buscarla!

- Pero, ¿cómo? ¿qué camino deberían elegir? porque el tiempo pasa...

- Pues entonces seguro q están juntos en el cielo de los monos...

- Has de saber que los monos no son como Lobo, o Araña, y puede que Delfín.

- ¿Ah, no?

- No, porque mientras Lobo y Araña son capaces de vivir por muchos muchos años, Mono muere joven y renace de nuevo con el tiempo con el aspecto de otro Mono, pero lo peor de todo, es que Mono olvida con cada renacer... no todo son peras en este bosque... porque sino sería un peral...

-psssss... creo que no he entendido nada...oye, ¿y los koalas?

-¡¡Los Koalas!! Tiene gracia que me lo preguntes, pues existe una historia muy bonita y muy valiosa sobre los koalas.

- Cuéntamela, cuéntamela, cuéntamela...

- Los Koalas, misteriosamente, sentían la misma agonía que los Monos, hasta mi no ha llegado la razón de por qué...espera, no pongas esa cara, que esta no es tan triste...

-Bueno

- Así que Koala hizo un pacto con la planta del Eucalipto: Koala cuidaría a Eucalipto y Eucalipto le daría la clave para visitar a su amada.

^_^

- Cerraron el pacto. A partir de ese momento, Koala se encargó de darle abono, y de podarle las ramas, y de ahuyentar a los pájaros para que no se comieran las semillas...y mientras tanto se alimentaba de Eucalipto, y sólo de Eucalipto... pero el eucalipto es muy difícil de digerir!

-¿Están estreñidos los koalas?

-No... lo que pasa es que el eucalipto es algo venenoso, y si bien el koala pronto se acostumbró al veneno y no le dañaba, tenía que pasar casi todo el día digiriendo aquella planta, aquella digestión tan pesada hacía dormir al Koala ...y desde entonces Koala se pasa día y noche soñando, con la expresión más dulce en su rostro, soñando con su amada, un sueño sin fin...

-¿Y así paso su vida?

-¿No te gusta?

-Es un poco trágico

-Pero el es feliz, aunque puede que lo que viva no sea real.

-Ya.., pero no, al final de su vida no habrá vivido, sólo habrá dormido...

-Sí... a lo mejor se esta perdiendo otras cosas, ¿no?

- Pues claro, cosas reales

-Entonces es otro final triste, lo siento.

-Veamos... ¿y las mariquitas?

-¿Las mariquitas?... pues no sé..., son un poco como los payasos, se ven así bonitos y graciosos... e incluso mariposados...

-...Eran los payasos del bosque, las que animaban todas las fiestas, y no tuvieron problemas de amor porque como eran artistas se follaban las unas a las otras ¡¡y punto!! FINAL FELIZ.

- Pues que asco de final, no tiene controversia, ni nada...

-Vale... pues llegaron un grupo de escarabajos kamikazes y estrellaron un zeppelín contra las casitas de las mariquitas y murieron todas...

-Joee, eso si que es un final triste... eso no...

- PUES A VER, señor revienta cuentos, están los Cuenta Cuentos, y los Revienta Cuentos...

-Eso me ha dolido, ¿revientacuentos por qué?

-Jo, porque todos tienen final triste...

-No es ni triste ni feliz, es como son las cosas

-Pero jo, el mono se murió sin conocer a su amor, los koalas se quedaron durmiendo para la eternidad...

-Pero no te has enterado , la descendencia de los monos ha despertado y recuerda a su verdadero amor , ¡el amor perdura!

-Si me ha encantado el cuento pero me dio pena el monito, solo eso...

-Es un final triste, pero esta abierto a la esperanza.

-Vale, pues ya me contarás...

-No se si podré...este cuento ha sido patrocinado por "colocones oníricos La Cannabita", creo que entiendo a los chamanes de las tribus cuando decían que hablaban con los espíritus ...hace muchos años soñé que un Lobo me devoraba...

-Jajajaaj, ¡qué caña!, claro que sí...

-Desde ese momento saltó como un resorte en mí, hablé con los árboles y los árboles me hablaron... ¡ostras!, estoy "inspiradísimo"...¡la tejedora nos alcanza! ¡va a matar al lobo!, ¿no lo ves?

-No... ¿estás bien?

-ESTÁ DETRAS DE TIIIII

-.....................

-¡¡Que se la ha comido!!, ¿ahora yo que hago?

- ¡¡Hola!!

-Ohhh

-El lobo ha sido bueno y me ha soltado

-¡qué susto! ayy. me tenías en un sinvivir... Había una vez un mono que empezó a despertar y recordó el amor de su ancestro, la causa de su agonía...no sabía a dónde podía acudir para resolver este problema y empezó a preguntarle a algunas plantas del Bosque. Las plantas suelen ser muy amables con los monos porque ambos comparten la misma dolencia, esto es: mueren durante un tiempo para volver a nacer, pero olvidando todo lo aprendido...

-Sí.

-Así que muchas plantas del bosque le ofrecieron su ayuda, la vid, el manzano, y también la Marihuana... y he aquí que Marihuana, María para los amigos, le dijo que podía ayudarle a encontrar la manera de contactar con su amada.

-¡Guay!

-Pero me da a mí que es solo un truco de la planta.

-¡Que no!

-Sí, y que lo que pretende es vivir un poquito a través de aquel mono...

-¿Quién, la Marihuana?

-Sí, igual que hizo Eucalipto con Koala

-¿La Marihuana intenta vivir a través del mono?

-Ejem, esto... sí, por eso cuando te da un bajón porque necesitas más dices: "tengo el mono"

-Ah...¿por el mono que hace miles de años intentó contactar con su amada a través de la marihuana?

-Es que el mono lo puso de moda pero esa parte tiene poca chicha para contarla...¿sabes qué?...que lobo esta deseando hacer las paces porque se ve perdido...sabe que va a morir.

-¿Quiere hacer las paces con la araña y con los monos?

-No, solo con los monos, quiere a los monos de su lado

Ya.. ¿y por qué no con la araña?

-Porque no es posible, ¿puede el fuego convivir con el agua?, en cambio puede ponerse a los monos de su parte.

-Claro... y así no sentirse solo

-Pero tendría que hacer un último ataque desesperado a la telaraña y derribar los muros, pero esta vez nosotros tendríamos que colaborar.

-¿Nosotros somos los monos?

-Claro, desde el principio... a ver si no has pillado las metáforas.

Sí, sí... como a veces dices los monos, y a veces nosotros , pero sí, perfectamente

-Pues eso, que es un asco... que cualquiera se deshace de la telaraña ahora...


¿FIN?

2 comments:

Ordoñez said...

Vengaaaaa que no estábais fumaos anoche ni na, ¿eh?
Uno se acuesta temprano para no estar todo el dia Zombificado y la montais... si esque sois los peores

xD los peores con cariño, claro.

Anonymous said...

MAdre miaaaaa XDDD Estas noches de delirio no las cambio por nada! (kk)!!

*elfi*

There was an error in this gadget

Sobre mí

My photo
Siempre he estado interesado en la comunicación y en las relaciones sociales, así que en 2001 comencé estudios universitarios de Psicología en Jaén y Nancy (Francia). En 2007 decidí emprender una nueva trayectoria profesional en el mundo de la comunicación y ventas. Simultaneé mi primer empleo como Agente Comercial con estudios de Comercio y Marketing. Desde entonces he dedicado mi tiempo profesional a desarrollar mis cualidades en este sector, especializándome en TIC, y en Marketing 2.0. Hoy por hoy, establecido en la hermosa Córdoba, he encontrado en el intercambio comercial mi verdadera vocación.

Seguidores